Obesidad y recurrencia del cáncer de mama

Comparte:

El sobrepeso está relacionado con un mayor riesgo de recaída y de muerte en el tipo más común de cáncer de mama.
La importancia de una dieta saludable para reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes y muerte prematura es conocida. Prevenir la obesidad también se ha relacionado de forma habitual con una menor probabilidad de contraer cáncer de mama. Pero la obesidad no solo influye en el desarrollo de la enfermedad, sino también en el pronóstico y, sobre todo, en las posibilidades de que el cáncer haga metástasis.
                                  
El riesgo de recaída y de muerte es mayor en las pacientes con obesidad en el momento del diagnóstico de cáncer de mama. El riesgo es mayor en las mujeres que tienen un tumor HER2 negativo y receptores hormonales positivos, el cual es el tipo más común de cáncer de mama.
Esta asociación cáncer de mama- obesidad es debida a la inflamación y cambios hormonales que el exceso de peso produce.
La obesidad produce un exceso de insulina en sangre y niveles altos de insulina aumentan el riesgo de recurrencia de cáncer de mama. Muchos obesos son diabéticos, es decir tienen los niveles de azúcar en sangre elevados (más de 126mg/dl). Los obesos que no son diabéticos suelen tener los niveles de azúcar en límites altos. El páncreas secreta insulina para “meter” el azúcar en sangre. Cuanta más alta esté el azúcar en sangre más insulina secreta el páncreas y más riesgo de cáncer y de recidiva. Por eso los diabéticos tienen más riesgo de cáncer que la población normal.
La posibilidad de padecer cáncer es mucho más elevada cuando se sufre obesidad mórbida
Todos estos mecanismos biológicos combinados podrían provocan la recurrencia del cáncer a pesar de que la paciente se haya sometido a tratamiento y haya conseguido eliminar el tumor. En concreto, se detectó que las mujeres con un índice de masa corporal (IMC) de 30 o más (asociado a obesidad) incrementaban de forma significativa el riesgo de recurrencia del cáncer (un 17%) y de fallecimiento (un 23%). Cuanto más aumentaba el IMC, más riesgo de recaída o de muerte hubo.
Lo que no se sabe todavía es si iniciar un tratamiento basado en una dieta saludable y ejercicio para bajar de peso después del diagnóstico podría disminuir el riesgo de recurrencia y ofrecer un beneficio secundario al reducir la enfermedad cardiovascular. Pero yo creo que parece obvio, que perder peso puede ser beneficioso, ¿no?

La obesidad provoca un incremento de estrógenos en sangre y esto incrementa el riesgo de padecer la enfermedad tras la menopausia.
Un estudio francés publicado en 2011 descubrió la conexión entre la obesidad y la agresividad del cáncer de mama. Los científicos revelaron que las células adiposas (elemento que constituye el tejido graso) se encuentran con frecuencia en la proximidad de tumores mamarios. Y cuando estas células se relacionan con tumores, podrían ser capaces de transformar las características de las células cancerosas y aumentar su agresividad.
Pero la obesidad no solo se relaciona con el cáncer de mama, también con otros tipos de cánceres.
Obesidad y cáncer
La relación entre obesidad y cáncer ha sido ya estudiada en muchos trabajos científicos. La presencia de obesidad aumenta el riesgo de cáncer y muerte. Los cánceres de colon, mama, endometrio, riñón y esófago están relacionados con la obesidad. Algunos estudios también han indicado que existen enlaces entre la obesidad y los carcinomas de vesícula biliar, ovarios y páncreas. 
En mi caso antes de diagnosticarme el cáncer tenía sobrepeso. Siempre tenía pendiente perder peso, fue enterarme de que tenía cáncer y me puse manos a la obra, conseguí perder 20 kilos en poco tiempo. Pero hay que perder peso con cabeza, no valen las dietas milagro desequilibradas. Es más fácil cambiar la alimentación, comer sano y eliminar alimentos no adecuados como grasas, exceso de carne y fritos. Una cosa curiosa que me comenta la gente que compra mi libro ·Alimentación Anticáncer es que pierden peso sin hacer dieta, curioso no? Simplemente hay que cambiar el concepto de alimentación.

Bibliografía:

Joseph A. Sparano, Molin Wang, Fengmin Zhao. Obesity at diagnosis is associated with inferior outcomes in hormone receptor-positive operable breast cance. DOI: 10.1002/cncr.27527


Rowan T. Chlebowski.Obesity and Breast Cancer Outcome: Adding to the Evidence. JCO January 10, 2012 vol. 30 no. 2 126-128

J. J. Dignam, E.P. Mamounas. Obesity and breast cancer prognosis: an expanding body of evidence. Ann Oncol (2004) 15 (6): 850-851.doi: 10.1093/annonc/mdh241

Mi blog: www.misrecetasanticancer.com

¿Quieres saber más?

¡SUSCRÍBETE PARA RECIBIR LOS ÚLTIMOS CONSEJOS Y TRUCOS DE ESTILO DE VIDA!
¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio